A poco más de 100 días de la victoria de Nicolás Maduro en las últimas elecciones presidenciales del 20 de mayo y en plena polémica migratoria con miles de venezolanos que han decidido cruzar la frontera, el embajador caribeño, Mario Isea, nos recibe en su sede diplomática en Madrid para hablar de la situación actual de Venezuela y sus relaciones internacionales.

Ingeniero químico de profesión fue diputado del Congreso Nacional y participó posteriormente en la redacción de la Constitución que está en vigor desde 1999.
Ya en la etapa del presidente Hugo Chávez fue miembro desde su fundación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y elegido diputado de la Asamblea Nacional en 2006. Posteriormente fue nombrado presidente del Banco Nacional de la Vivienda.

Desde 2013 ejerce como embajador de la República Bolivariana de Venezuela en España.

La tensión en las relaciones bilaterales con España ha marcado buena parte de su misión diplomática, llegando a su grado máximo con la expulsión del embajador por parte del gobierno de Mariano Rajoy en enero de este año.

¿Están cerradas las heridas diplomáticas con España después de que el anterior ejecutivo español le expulsara del país?

El retorno de ambos embajadores a Caracas y Madrid abrió una ventana al entendimiento que ha encontrado abierta el nuevo gobierno español. Valoramos que tanto el presidente Pedro Sánchez como su ministro de exteriores, Josep Borrell, tengan énfasis en la posibilidad del diálogo, la cooperación como mecanismo para resolver los conflictos y establecer una relación permanente. He escuchado expresiones como “Tenemos que hablar más, más de cerca y de manera más frecuente” que creo dan la oportunidad de relanzar las relaciones.

¿Ha recibido algún tipo de llamada por parte del gobierno de Pedro Sánchez?

Hemos tenido varias reuniones con el gobierno del presidente Sánchez y ha habido mucho más contacto que meses atrás. Por ejemplo, hemos mantenido un encuentro con el ministro de exteriores, Josep Borrell, que también pudo reunirse con nuestro canciller Jorge Arreaza. El planteamiento concreto de Borrell respecto nuestra relación bilateral es que hay que profundizar el diálogo y explorar caminos de cooperación.

Respecto a lo que ha significado a las relaciones con Venezuela, ¿cómo calificaría al anterior gobierno español presidido por Mariano Rajoy?

En el accionar del gobierno del Partido Popular había un ataque permanente a la institucionalidad venezolana que no permitía un diálogo real. Los sectores de ultraderecha aprovechaban esa situación para poner dinamita a las relaciones bilaterales. Nosotros siempre pedimos respeto y no hubo el suficiente.

No debe ser fácil ser embajador de Venezuela en España, ¿ha sufrido algún tipo de represalia?

“El planteamiento concreto de Borrell es que hay que profundizar el diálogo y explorar caminos de cooperación”

Recuerdo el 11 de mayo de hace dos años, hubo un asedio al Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela donde estaba una representación de una ONG de víctimas de la violencia política, que bajo mi punto de vista, desató la oposición de Leopoldo López en 2014. Fueron allí estimulados por sectores de la ultraderecha española a tratar de humillarnos con la complicidad de algunos sectores institucionales que ya no están en la Comunidad de Madrid, como Cristina Cifuentes y parte de su equipo que se mostraron muy poco cooperativos para impedir aquella situación.

A veces hay activismo político que promueve acciones en contra. Como la campaña mediática que se ha generado, que a veces ha desembocado en momentos de mucha tensión. En las redes sociales ha habido iniciativas en contra de funcionarios venezolanos, incluso hubo una amenaza de muerte por parte de un fanático a venezolanos que fuésemos afines o participáramos del gobierno venezolano.

La otra Venezuela en el exterior

Esta semana se ha reunido en Ginebra el Consejo de Seguridad de la ONU para debatir sobre la situación en Venezuela. Allí, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha pedido a los miembros del Consejo que se tomen "todas las medidas disponibles para hacer frente a las graves violaciones de los Derechos Humanos” que se están dando en Venezuela.

Se ha venido construyendo una matriz, un campaña que ya dura más de 4 años consecutivos de bombardeo mediático internacional con informes sesgados donde solo se escuchan voces de un solo sitio, de activistas opositores y de sectores de la derecha.

Sin embargo no se escucha la voz de algún otro representante, como por ejemplo la del director de ACNUR en Venezuela que ha señalado que en nuestro país hay problemas, pero que no hay una crisis humanitaria. No es comparable lo que ocurre hoy en Venezuela con lo que pasa en Siria, Libia o Yemen.

Hay una linea que viene del Alto Comisionado anterior que ha ido construyendo una matriz heredada ahora por la señora Bachelet. Desearía que se formara una opinión propia y que actúe como hace un buen juez, escuchando a todas las partes para tener informes mas actuales con razones fundadas.

De un plumazo se desprecia todo el esfuerzo de un gobierno por la Sanidad y la Educación pública, por la vivienda, por terminar con el analfabetismo y mejorar la distribución de agua potable.

Todas esas medidas son las que nos han llevado a cumplir las metas del milenio antes de tiempo y a subir los indices de desarrollo humano, también a bajar los indices de GINI. Hasta que comenzó esta arremetida brutal, que se expresó en un bloqueo con sanciones con el pretexto de que éramos una amenaza para la seguridad interna de los Estados Unidos. Y como no se pudo demostrar, lo que se está haciendo ahora es tratar de convertirnos en una amenaza regional manipulando las dificultades migratorias.

El que fuera presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, participa estos días en el Consejo de Seguridad de la ONU para hablar sobre la crisis en Venezuela. ¿Qué opinión le merece que Borges sea invitado por Naciones Unidas a este período de Sesiones?

Es un comportamiento típico de ese ala, como el Alto Comisionado de Derechos Humanos que sólo escucha a la oposición, los consideran los portavoces, y no escuchan al pueblo. Desde que Hugo Chávez venciera en las primeras elecciones han intentado desconocer la institucionalidad de Venezuela y su propia Constitución. También desconocen la Asamblea Nacional Constituyente sin importar los millones de venezolanos que la hayan votado. Sin embargo avalan procesos de dudosa solvencia en otros países.

Respecto a la Unión Europea lamentablemente hay una mayoría de la derecha internacional actuando en un organismo como el Parlamento Europeo. Otro caso es el de la Organización de Estados Americanos (OEA) con su presidente Luis Almagro, que viola todos los estatutos de esta organización y se convierte a titulo personal en el gladiador de una campaña contra la democracia venezolana.

La ONU asegura que 1,6 millones de venezolanos han huido del país desde 2015. Según este organismo 800 venezolanos entran cada día en Brasil, y 50.000 más han llegado a Colombia en un periodo de tan sólo tres semanas el pasado mes de julio. Con estas cifras sobre la mesa, ¿hay crisis migratoria en Venezuela?

"De España se fueron 2,3 millones de jóvenes por problemas económicos buscando mejores horizontes y nadie habló de crisis migratoria española"

Hay un situación difícil causada por una guerra económica que acentúan dificultades puntuales por el bloqueo financiero. Hay una incitación para que la gente se vaya del país.  De España se fueron 2,3 millones de jóvenes por problemas económicos buscando mejores horizontes, sin embargo nadie habló entonces de una crisis migratoria española. La situación en el Mediterraneo es terrible, hablamos de 68,5 millones de desplazados inmigrantes en el planeta.  Las cifras de Venezuela está manipuladas.

El presidente Nicolás Maduro aseguraba en recientes declaraciones que el 90% de los venezolanos que se han exiliado están arrepentidos. Según datos del Instituto Nacional de Estadística español la cantidad de personas procedentes de Venezuela se ha disparado en España en un 80 % en cuestión de 2 años ¿Cuántos venezolanos residentes en España han mostrado ese arrepentimiento que comenta el presidente y han solicitado sumarse al mencionado programa de retorno?

No quiero aventurarme a dar cifras ya que no es la embajada la que controla este aspecto, son los consulados. Sí puedo decir que desde que se activó este plan de retorno hay llamadas de venezolanos que les gustaría tener apoyo para volver, y el número de llamadas está creciendo.

En cualquier caso hay que destacar que en nuestro caso el perfil de migrantes es distinto. A España llegan venezolanos con pasaporte comunitario. Desde que entró en vigor la Constitución de 1999, y yo fui constituyente, implantamos la doble nacionalidad, que no existía anteriormente. Por tanto hay una gran cantidad de venezolanos que también son españoles y este es un fenómeno que hace difícil saber un número exacto.

La Unión Europea ha aprobado una ayuda de 35 millones de euros para cooperar con los países de la región que reciben venezolanos en su territorio. Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Argentina, son los principales receptores. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha tildado esta ayuda de “compromiso humanitario”. ¿Cómo valora esta medida comunitaria?

Hay un doble rasero. Venezuela ha recibido 5,6 millones de colombianos, 400 mil ecuatorianos y 500 mil peruanos, incluso con estas cifras Venezuela no declaró emergencia, ni migratoria, ni económica, ni social, simplemente los atendió. Los Estados Unidos no aportaron un solo dólar para apoyar a esos migrantes.
Ahora Colombia dice que hay más de 400 mil venezolanos que entraron a su país y declara emergencia inmediatamente. En este caso Estados Unidos anuncia una ayuda de 9 millones de dólares y la Unión Europea 35 millones de euros.

Nosotros en este asunto discrepamos con el gobierno español de Pedro Sánchez, ya que pensamos que la mejor ayuda que podría recibir el pueblo de Venezuela sería levantar las medidas coercitivas unilaterales que están imponiendo los Estados Unidos. Las retenciones de dinero que es nuestro para comprar alimentos, o lo que hizo el gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos, impidiendo que pasaran medicamentos para enfermos renales e insulina que se habían comprado vía Colombia.  La mejor medida sería levantar estas sanciones, que como dice el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, no conducen a ningún lado. Cuba es un ejemplo claro, tantos años de bloqueo y ahí está el pueblo cubano.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha pedido a Bruselas “rigor” y que no se haga eco de las denominadas “Fake News”.

Hay estadísticas del bombardeo de noticias por las redes sociales contra Venezuela que indican que es una auténtica exageración lo que se ha desatado. En concreto sobre el tema de la migración en Venezuela, del 2 de marzo al 28 de agosto de este año, se han publicado 721 noticias. El 81% de los medios que promueven estas noticias son nacionales, el resto internacionales.  Por ejemplo, nunca se reflejan en esas publicaciones los refugiados colombianos que hay en Venezuela, después de tantos años de guerra interna nunca se planteó emergencia ni crisis.

Ya que hablamos de medios de comunicación, el periódico estadounidense The New York Times informaba hace unos días que funcionarios de la administración Trump se reunieron en secreto con militares venezolanos para discutir el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro (5). Según esta información, finalmente decidieron no actuar. ¿Temen ustedes una inminente intervención militar en Venezuela por parte de Estados Unidos?

Una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela generaría una terrible situación en América Latina. Nosotros somos testigos de que Estados Unidos ha invadido a quien se le ha antojado. Los gobiernos de ese país no respetan el Derecho Internacional, no tienen ningún tipo de parámetro moral. Desde el presidente Ronald Reagan hasta la actualidad lo que ha habido es una barbarie. Durante estos años han perdido la hegemonía y el control en América Latina, y ahora intentan recuperarlo como sea.

En su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el ministro de exteriores venezolano, Jorge Arreaza, ha manifestado que el acoso de Estados Unidos a Venezuela es comparable con el que sufrió Chile hace 45 años cuando se produjo el golpe de estado contra Salvador Allende. ¿Usted qué opina?

Entrevista a Mario Isea, Embajador de Venezuela en España

Entrevista a Mario Isea, Embajador de Venezuela en España

Es mucho mayor el acoso que hemos sufrido nosotros en Venezuela que el que sufrió Chile en su momento. El encadenamiento corporativo mediático es mucho mayor. En este caso tienen mayores dificultades para realizar un golpe de estado porque en Venezuela hay más conciencia de pueblo al saber que el gobierno bolivariano intentó alcanzar niveles de equidad inéditos en el país, y la sociedad es consciente de que hay una guerra económica que intenta impedirlo. Además la Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene un nivel de conciencia muy distinto al de los Carabineros de Pinochet que participaron activamente para derrocar a Allende. No es la misma realidad para nada.

Está claramente al descubierto la intencionalidad de los Estados Unidos de mantener el llamado “patio trasero”, lo lamentable es la complicidad de algunos gobiernos latinoamericanos.

¿Existe una conspiración internacional para intervenir militarmente a Venezuela?

Estados Unidos está procurando que haya conflictos fronterizos en la región a través de exacerbar la migración con Colombia o Brasil promoviendo al mismo tiempo maniobras estratégicas militares en la región. La mejor manera de abortar un conflicto de esa naturaleza es advertirlo de antemano, y eso incluye decirle al hermano pueblo colombiano que seríamos víctimas ellos y nosotros, también al pueblo brasileño. Estados Unidos quiere provocar una guerra entre Colombia y Venezuela o entre Brasil y Venezuela para entonces promover una supuesta intervención interamericana. Todo el mundo sabe que el gobierno de Trump es avasallador, arbitrario, ni siquiera respeta el consenso económico que establecieron los países capitalistas del mundo atentando incluso contra el libre comercio. Humilla a los pueblos por racismo, como hace con México.

Nuevo ciclo económico

El Plan de Recuperación Económica impulsado por el gobierno venezolano ha generado también mucha expectativa. ¿Usted cree que si estas medidas resuelven finalmente la crisis económica cesará la presión internacional hacia el gobierno de Nicolás Maduro?

Debería bajar por parte de aquellos actores que desde 2014 venían criticando solamente el problema económico. Cuando ven que durante 3 o 4 años ese ataque económico no da sus frutos cambian el discurso y acusan al gobierno de violación de Derechos Humanos, falta de democracia, y ahora de crisis migratoria. Van cambiando y acomodando el discurso. A estos sectores en un momento determinado no les importó si había o no democracia, simplemente van viendo qué discurso les sirve para justificar una intervención.

Desde que comenzara la revolución se han querido banalizar e invisibilizar todos sus logros. Así como también el intento de magnicidio hacia el presidente Maduro el pasado 4 de agosto. Precisamente este atentado sucede cuando se van a anunciar las medidas económicas ya que se presume que tendrán un impacto positivo.

Venezuela ha encontrado la fórmula para comenzar a evadir el bloqueo infame que nos han montado. Posteriormente a este intento de magnicidio se intentan ridiculizar las medidas económicas, sin embargo las mayores reservas de petróleo certificadas del mundo están ancladas para respaldar a la nueva criptomoneda, el “Petro”. A esto hay que sumar un nuevo método que nos permite hacer una equivalencia entre nuestro Bolívar soberano y la criptomoneda, que no va a poder fluctuar como venía haciéndolo respecto a la manipulación con el Dólar Today (dólar paralelo).

También hay otras medidas colaterales que tienen que ver con el precio de la gasolina y que van a evitar el contrabando de este combustible hacia Colombia por donde se fugaban 16 mil millones de dólares al año. Este aspecto tiene muy preocupadas a las mafias que comerciaban con este proceso, no solo de la reventa de gasolina, sino del uso de este combustible como materia prima para la cocaína. Una tonelada de cocaína necesita de más de 10 galones de gasolina, y Colombia es el mayor productor del mundo de esta droga.

Al darle este golpe a las mafias, sectores políticos colombianos que han estado enquistados al poder y vinculados al paramilitarismo o al narcotráfico, han estado conspirando contra nosotros ya que ahora se ven afectados por esta medida. Por eso no es casual la reacción tan virulenta de sectores políticos de la derecha colombiana contra Venezuela, ya que estas medidas cortan grifos y tocan negocios muy importantes de ese aparato mafioso.

Otro tema de repercusión internacional es la denuncia que han realizado los gobiernos de Argentina, Chile y Colombia ante la Corte Penal Internacional con el objetivo de juzgar al presidente Nicolás Maduro por crímenes internacionales en lo referente a violación de Derechos Humanos. Es la primera vez que un grupo de estados se une para este fin ante el Alto Tribunal. ¿Que lectura hace de esta iniciativa?

La Corte Penal Internacional le acaba de poner un misil a la linea de flotación del presidente Donald Trump, y por su parte el gobierno estadounidense ha amenazado a la Corte manifestando que si llega a sentenciar a militares norteamericanos por crímenes de guerra en Afganistán se atengan a las consecuencias. Es por esta razón que ahora tendremos la oportunidad de comprobar la independencia de esas instituciones.

¿Cree que la Corte Penal Internacional no es independiente?

Por lo visto no, sobretodo teniendo en cuenta que la Corte Penal Internacional puede ser amenazada de esa manera. Evidentemente el presidente Trump, que tiene más influencia que nosotros, cree que no es independiente.

¿Y usted que cree?

Creo que son muy pocos los organismos que tienen independencia, muchos están controlados por la suma de gobiernos de derechas en el mundo.

En primer lugar hay que tener siempre claro quienes son los que se unen, son los gobiernos, no son los pueblos.

En segundo lugar, somos testigos de cómo arrancan las iniciativas de la Secretaría General de la OEA. Posteriormente se crea el Grupo de Lima, el “Grupo Kuczynski”, debería de darles vergüenza hablar, aceptar a un corrupto como ese. Dos expresidentes de Perú como Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo acusados de corrupción, que por cierto andaban mucho por aquí hablando mal de Venezuela.
Pero igualmente podemos irnos a Brasil con el presidente Michel Temer y todo el combo de parlamentarios que fabricaron el impeachment contra Dilma Rousseff, muchos de ellos han tenido que salir del gobierno por corruptos, pero no pasa nada.

Mauricio Macri en Argentina con una crisis terrible por la aplicación de medidas antagónicas con el programa de gobierno que ofreció. Una crisis creciente en Argentina con el modelo de Macri, no es un modelo de Chávez ni de Maduro, es el modelo neoliberal de Mauricio Macri.

O el caso de Chile, con Sebastián Piñera, donde Augusto Pinochet aún tiene su Constitución vigente, con una linea política equivocada que no ayuda a los pueblos latinoamericanos.

Teniendo en cuenta la situación actual de Venezuela en un contexto internacional tan polarizado como el actual.  ¿Qué puede hacer aun la diplomacia para mejorar las relaciones de Venezuela con el resto de países que hoy día condenan las políticas del gobierno de Maduro y que ponen en tela de juicio la democracia de su país?

"Tiene que cesar la hipocresía internacional, el privilegiar el interés de los mercados y las ganancias de las corporaciones. Hay que pensar en los pueblos"

Seguir denunciando y llevando evidencias de cuál es la realidad y cuales son los objetivos perversos que están detrás de las acciones de los poderes fácticos que están actuando contra Venezuela. Hasta hace unos meses había un tratamiento con manos de seda con nuestra hermana Nicaragua, ahora el gobierno nicaragüense es infame y satanizado por todos lados.

Tiene que cesar la hipocresía internacional, el privilegiar el interés de los mercados y las ganancias de las corporaciones. Hay que pensar en los pueblos. A veces escucho en los informativos realizarse la pregunta de “¿cómo reaccionarán los mercados?”, “el nerviosismo de los mercados”, “¿qué pensarán los mercados?”. Sin embargo no se preguntan, “¿qué le pasará al pueblo?”, “¿qué le pasará a los trabajadores?”. Nuestra filosofía en Venezuela ha sido la de privilegiar el interés de nuestro pueblo, pero no nos quieren dejar.

Los pueblos reaccionan poco a poco, tenemos el ejemplo del presidente Enrique Peña Nieto en México. Los mejicanos nunca se tragaron el cúmulo de mentiras, como las relacionadas con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En México han sido asesinados 85 periodistas, sin embargo según el Alto Comisionado de la ONU donde no existe libertad de expresión es en Venezuela.